domingo, 15 de marzo de 2009

Domingo insípido


Yo me perdería entre los dejes de alcoholemia, me enzarzaría entre las motas de polvo del infinito firmamento, me bebería todo el mar Egeo para saciar mi dichosa sed de supremacía; pero quizás acabara con los poros de la piel hundiéndose como diminutas musarañas, escrutando entre mis órganos y hundiéndose en mis entrañas.
Yo me lijaría entre pedruscos de montaña, entre vertientes salinos de aguas de playa, me perdería como navío a la deriva entre sodio amargado y arena fragmentada; pero quizás terminaría con los pulmones encharcados de tanta pena en solitario, con las fosas nasales desquiciadas por tanto viento huracanado de indignación conmigo misma.
Yo me comería cada gota de dignidad, me llenaría de ostentación y brindaría por la magnífica libertad, hasta que mis párpados como losas se desplomaran, y cayera cuan larga soy en el colchón, extenuada.
Yo enriquecería la ensalada de mi vida, la aliñaría con aceite de oliva virgen extra, le añadiría unas cuantas cucharadas de chispas y agua mineralizada; pero seguramente pasaría lo de siempre, que retomara el círculo anual de la decadencia, para no dejar de sorberme los sesos con los mismos temas.

5 comentarios:

marta dijo...

¿Y no es mejor hacer una pequeña bajada cuando se está en la cumbre, que no haber llegado jamás a la cima? :)


un beso MUYMUYMUYgrande águila de hielo.

Leonard dijo...

¿por que simplemente desear, si lo puedes lograr a cada paso?
¿por que mirar el horizonte, intentando ver un navio, mas haya de nuestro horizonte?¿por que no bajar a aquella playa y ayudar a sanar tu alma con la sonrisa de la persona que mas te quiere?¿que tal si en aquel navio se fue?
¿que tal si puedes amar con un simple recuerdo y sonreir a todo el mundo, sonreir por aquella mirada, sonreir por aquel beso, o por aquella fantasia'
mi mundo es real si así lo deseo y todo es posible si al mirar aquellos ojos digo y hago lo que siento, ¨vivo¨ y dejo de desear.

Toxicosmos dijo...

Grandioso texto!! Me encantó. Yo también haría todo eso con tal de que mi pensamiento y mi ser descanse un breve periodo de tiempo.

Gracias por este texto.

Besos.

V dijo...

Supongo que a todos nos pasa que los mismos temas, las mismas preocupaciones de siempre vulven a nosotros, como si no se cansaran de estar en nuestra cabeza, intentando llenar hasta el más pequeño rincón de nuestro cerebro.
Todos necesitamos la compañía.
A veces me resulta difícil sacarle el jugo a tus palabras y llegar a tus sentimientos entre tanta metáfora.
Pero me encantan las metáforas y creo que soy capaz de comprenderte.
Tú misma frenas tu supremacía y das larga vida a tu libertad.
No creo que necesites ningún consejo, pues sabes lo que debes hacer.
Muchos besos:

V

Dara Scully dijo...

Que lo haga. Adelante, a ver a dónde le lleva.




miau en una lata de elefantes