martes, 2 de junio de 2009

Ruina sin acorazar




















Daniela va haciendo “eses”, por si algún día se topa con la infranqueable realidad que haga que se desmorone por dentro. Aunque ya está en ruinas, y quizás sólo sea darle un par de patadas más a un obelisco hecho trizas. Tiene huecos y jirones por todos lados, está tan rota que no se considera ni de tercera mano.
Le dijeron que se largara a Chamonix por unos cuantos días, donde el aire es claro y diáfano incluso cuando estás en el fondo marino de tu estado de ánimo. Pero ella no quiere, pues no se encuentra a sí misma. Se abraza muy fuerte, al lado de la alfombrilla azul cerúleo, intentando tocarse con la punta de los dedos la mano contraria, pero las falanges se le empequeñecen, y todo acaba siendo una burda escena de circo, digna de un largometraje humorístico, una tira satírica o de una cita de Groucho Marx.
Ahora se sigue buscando en el espejo desgastado y añoso, moteado por gotitas de agua a rebosar de cal, con ayuda de las polillas zurdas que se comen al propio cuadro de su imagen, el cual le impide ver más allá.

7 comentarios:

saqysay dijo...

No leí, por tener prisa. Te dejo muchos cariños, que tengas un excelente día...


Saludos!

V dijo...

Pobre Daniela, está destrozada... solo espero que no te encuentres tan mal y que esta vez tus fabulosas metáforas no sean metáforas, sino simples y complicadas fantasías.

Por cierto, yo estoy con Teddy, no creo que seas tan monstruosa como dices, a mí me pareces adorable, a la par que sufridora. Disfruta de tus Smarties y no te derrumbes tanto, seguro que hay muchísima gente que te demuestra el cariño que te tienen cada día.

El mundo sí que sería mucho mejor contigo.

Muchos besitos.

V

P.D. Lamento no haberte escrito en la anterior entrada, estoy con exámenes...

Leonard dijo...

espero que en tu vida, a diferencia de tu historia sea observado por tus ojos con belleza de sonrisas,^^

DIAVOLO dijo...

¡Qué bien escribes! Tal vez no es en el espejo donde tenemos que buscarnos, sino en nuestro interior, por muy en ruinas que pueda estar.

Besos.

Dara Scully dijo...

Cat tiene un bote gigante de superglue, por si lo quiere.




un miau de mandarina para ti, pequeñita :)

Diario de un PEaton dijo...

mujer, me encata tu texto, sabes siempre sabes vislumbrar esos emociones y tentativas de la narativa que hacen que uno como lector se las crea. en fin, me encanto este texto, y sabes, hay mujeres fatales... de vez en cuando.

Ray Haller dijo...

Vale. El final es francamente bueno. Pero la chica esta... bueno. No sé cual será su situación, pero se me hace como de esas que necesitan recrearse en la miseria. Y me parece que confunde la desgracia con un estado de ánimo. A la larga, Dani va a convertirse en un pozo de cobardía.