sábado, 18 de julio de 2009

Plastificación bibliotecaria



Y el caso es que yo no soy muy promiscua a perderme en los pasillos de una biblioteca. Pero resulta que ayer, mientras me dilapidaba en el propio debate de si cruzar el umbral de tu puerta en Rue de Rivoli, o en marcharme a contar hojas desgastadas y añosas en la biblioteca, me decanté sin dudarlo por la segunda opción (espero que no te importe).
Porque a una le tienta aquella plastificación doblegada hacia el interior de las páginas, como si ellas mismas te marcaran un pequeño puente para degustar el olor a rancio que desprenden. Buscaba uno de tapas amarillas, de un limón ácido a ser posible. Por supuesto, debía de estar escrito en francés. Yo desconozco el idioma, a pesar de residir más de cinco años en París, pero el simple hecho de navegar en letras franchutes, ya merecía la pena. Porque, a pesar de no entender nada, quizás me ayude a comprender un poco mejor el hecho de que no pueda cruzar tu umbral así como así, pues no hay bordes asfaltados que me inciten a llamar a tu timbre sin que las falanges me tiriten por puro terror infundado.

11 comentarios:

DIAVOLO dijo...

¿Tú tenías sed de mis palabras? ¡Si eres un puro manantial, niña!

Tienes un don del que muy poca gente puede presumir, escribes con una extraordinaria mezcla de maestría y sencillez, con naturalidad y magia... me encanta.

"Porque, a pesar de no entender nada, quizás me ayude a comprender un poco mejor el hecho de que no pueda cruzar tu umbral así como así".

Este trozo me ha fascinado.

Besos, de quien te admira.

marta dijo...

Magnífico, srta. Laura, magnífico.
Me dejas siempre enamorada de cada texto, ¿cómo lo haces?
Un beso MUYGRANDE :)

En silencio dijo...

es demasiado increíble, puedes convertir cualquier situación en un texto extraordinario.

Leonard dijo...

Lindas palabras, son muy acogedoras, si deseas reconocer cada oración oculta en las líneas, me agradan.^^
Lo único realmente intrigante, para mi, seria conocer, como es el mundo real de esta señorita, su datos técnicos por así llamarlo, para ver la sociedad psicológica que la hizo así.^^
Un abrazo, luego me siento en la banca y observo tu bello rostro.

Betzabé!!! dijo...

Los blogs que me cuesta más trabajo comentar son el de Leonard y el tuyo.

Hacen todo tan perfecto... no sé, como que siento que si meto mi cuchara y opino acerca de lo que escribieron, es como si dejara una mancha de tinta que no deja ver bien las letras...

Besos, guapa!!!!

Zazish dijo...

Maravillas (sin Alicia y el gato raro). Es genial.

Y yo me pregunto, ¿será verdad que sus escaleras son más difíciles de subir que las otras, y eso que son más cortas? ¿Será verdad que la puerta es tan pesada que cuesta abrirla? ¿O tal vez es por el tembleque continuado de los dedos?

Me ha gustado mucho, cómo no. Un beso.

francesKA dijo...

Me encanta la delikadeza i dulzura kon ke skribes.
Siempre es un placer leer tus posts.
Segire deleitandome kon tus skritos.
Au revoir, petite marquise.

Dara Scully dijo...

Los libros no huelen a rancio, huelen a bonito. Siempre.


miaus gigantes de crepes con sirope

saqysay dijo...

Sentí esas palabras muy acogedoras, debe ser por qué a través de ellas, me sentí, representada...

Besitos, que tengas una excelente semana.

Proyecto de Escritora dijo...

Ya te he dicho alguna otra vez que tienes una forma muy original de describir momentos. Y una vez mas nos has sorprendido.
Besos guapa!!

En silencio dijo...

La canción se llama "Baby, come on" de +44. Viendo tu perfil me doy cuenta que te gusta el grupo y también... Yellowcard! por Dios, son geniales.
Gracias por seguirme, por el comentario y por el beso ;)
Nos escribimos.