lunes, 21 de diciembre de 2009

Northern sky














Las personas siempre tienen prisa. De alguna forma u otra, van corriendo hacia todas partes con la prisa pisándoles los talones. Y en realidad quizás estaba bien. Eso de mantenerte ocupado porque siempre tienes hacia dónde ir. A mí no se me ocurría un solo lugar en el mundo al que escapar. Creo que es porque cuando se te rompe la vida, o alguien te la roba, pesa más de transportar al estar herida o ser inexistente, así que algo te ata al lugar donde la viste por última vez. Como cuando pierdes algo, y te quedas a buscarlo, teniendo a veces la firme convicción de que no vas a volver a verlo
Y tú eras mi Norte. Ahora tengo una brújula inservible y estropeada, que no sabe hacia dónde mirar.

13 comentarios:

Diario de nuestros pensamientos dijo...

te entiendo perfectamente. Cuando tu mundo se desvanece y desaparece es como si te ubieran puesto en un lugar desconocido, donde no sabes ubicarte

DIAVOLO dijo...

¿No se te ha ocurrido pensar que quizás no te haga falta una brújula?

Besos.

X dijo...

Creo que, por lo general, las personas se mueven sin brújula, por eso nunca llegan a ninguna parte, y no importa el tiempo que pase, siempre está lleno de personas de aquí para allá buscando nuevos destinos.

joselop44 dijo...

Tu brújula eres tú. No necesitas de nadie que te indique el camino.
Un abrazo.

Lys dijo...

Pues a mí sólo se me ocurre decirte que todo lo que era verdad al Norte puede ser verdad en cualquier parte. Lo que esa brújula te ayudó a descubrir está en ti. Búscalo, porque es ahí donde perteneces, porque aunque no te lo puedas creer de ninguna de las maneras ahora mismo, tú eres tu propia brújula. Lo que tenías antes era un compañero de viaje, algo muy deseable, maravilloso e importante pero no imprescindible para seguir andando hacia "ese lugar en el mundo".
Mucha suerte.

Leonard dijo...

no es mas entretenido vagar, de un momento a otro un simple aroma te hara parar y sonreir, sonrie que eres muy hermosa.^^
cuidate, un abrazo.

RMC dijo...

Tienes razon, con la prisa pisando los talones no se va a ninguna parte, las prisas son malas consejeras.

Feliz Navidad
RMC

saqysay dijo...

Creo que cuando eso sucede, es mejor vagar. Dejarse llevar, por los colores, aromas.
Eso de caminar sin rumbo tampoco es seguro, puedes que te pierdas. Ahí estaremos en problemas.

Otra opción es hacer una Pausa para descansar, limpiar tu alma, luego continuar...

Besos, que andes bien!

Zazish dijo...

Tal vez no señale al norte, pero sólo tienes que mirar hacia donde señale. Y quizás encuentres al trovador sureño que no creía merecerte por no ser del norte.

V dijo...

Quizá no encuentres el Norte, pero déjate llevar, no te quedes quieta, camina como los demás, quizá llegues al Sur o a otros lugares que nunca viste antes o quizá, simplemente, encuentres el camino de antes sin necesidad de una brújula... todo está en el corazón, Dafne.
Mucha suerte.

V

Diario de un PEaton dijo...

EL mundo del rigor muchas veces se come a todos, hay tantos lunes que los viernes estan pesando en armar un sindicato, la gente va caminando ocultando la amargura, olvidandose de los pequeños detalles que hay en la vida.
Sabes me da mucho que pensar tu reflexion.
Otra cosa, me agrada que usted se ha vuelto lectora de mi blog, gracias y estamos en contacto guapa.
sos una maravilla, ...

DonLimpio dijo...

La mejor brújula es la que uno lleva dentro, sin un norte ni un sur, ni un este ni un oeste... pero cun un rumbo: el propio.

Y ese rumbo cuanto más independiente y original sea, más lejos te llevará.

:) un Saludo!

Dara Scully dijo...

En realidad el norte es un sitio frío donde hay esquimales que te sonríen desde sus iglús. Allí no hay prisa, pero tampoco hay chocolate, así que en realidad perder de vista el norte durante un tiempo no es tanta cosa como parece.


miau
en
trineo
(en el norte los miaus tienen los bigotes congelados y les gusta)