martes, 20 de julio de 2010

Carta a una señorita en París (segunda parte)

París, 30 de junio de 1958

Querido Sven:

Pensé que jamás volvería a saber nada de ti. Habría sido algo normal, desaparecer sin dejar rastro alguno. Y con esto no te lo reprocho, pues en estos momentos es lo último que quisiera hacer, que no te quepa la menor duda.

Apenas puedo hacerme a la idea de las calamidades y penurias por las que estás pasando. Pero supongo que tú siempre has sido una persona inquieta, que nunca tiene los pies en la tierra y que recorre mundo porque no cree pertenecer a ninguna parte. Yo soy una chica con principios ya pactados; así me lo han inculcado desde muy temprana edad y así ha de ser. No puedo decepcionar a mis padres, aunque eso ya lo sabes.

Empero, aunque estemos distanciados durante el resto de nuestras vidas, te agradecería (y no sabes cuánto) que nos mantuviésemos en contacto por correo. Cuéntamelo todo. Cada una de las cosas que hagas y todos los sitios que visites. Quizás suene algo indiscreto, pero es algo que necesito. ¿Nunca has querido ser mosca para escuchar todo lo que ocurre en algún lugar sin que nadie se percate? Bien, pues yo siempre quise sentirme así algún día. Me encantaría ver la vida a través de tus ojos, intentar entenderte un poco más, ya que apenas pude hacerlo cuando estaba a tu lado.

Yo, por mi parte, prometo relatarte los hechos más relevantes que ocurran en mi vida –pues soy consciente de que a ti las banalidades te importunan-.

Aquí las cosas marchan con una rutina que a ti terminaría por asfixiarte. He terminado por acostumbrarme a la muerte y al dolor en el rostro de los heridos, pero todavía se me encoge el corazón al perder una vida entre mis manos. Porque es así y no de otra forma; aferro con mis pequeños dedos sus manos ensangrentadas en un último intento por infundirles tranquilidad. Cuando estaba con mis estudios me convencía a mí misma de que al ver pasar tantas veces ante mí infinitas defunciones, terminaría por ser algo normal. Pero, ¿es acaso eso bueno? ¿Tomarse a la muerte como algo cotidiano? A veces creo que hay determinadas cosas que no han de tomarse a la ligera.

Cuando una vida se esfuma, el ambiente se torna pesado y sólo puede instalarse un indefinido silencio que parece no terminar. Tú no lo aguantarías. Sé que no soportas el silencio, necesitas desgarrarlo de cualquier forma: tarareando una canción, soltando alguna onomatopeya, chascando los dientes, rascando superficies… Así que espero que estas palabras puedan romper el silencio de mi voz en tu cabeza. Imagínate que te cuento todo esto con mi voz variable pero suave (tal y como tú decías), que te cojo entre mis brazos y que te pierdes entre mi extraño olor a desinfectante.

Te quiere,

Edith.

Miles de gracias por los 24 comentarios en la antigua entrada :)

Para cualquier pregunta: http://www.formspring.me/dafneisern


19 comentarios:

Sunshine dijo...

Los dos ultimos parrafos son... indescriptibles. ¿Sabes lo que es una especie de opresión entre los pulmones y la garganta? Sí, así como entre ganas de llorar o de-hacer-otra-cosa-que-no-comprendo. Pues eso provocas, a pesar de que suene tonto.
Tienes magia.

plinnn... dijo...

me alegro de haberte encontrado :) o al revés! jeje me ha encantado la historia :))) un besoteeeee :)))) córcholis!! tengo la cobertura bajo mínimos!! espero que se publique el comentario :) muacsssssss
ejem... segundo intento!!
PD: jeje menos mal que fui previsora y lo copié :)) espero que ahora sí!!!

Aleksandra Tchaikinsky dijo...

Increíble. ¡Está genial!
Y lo primero que me sorprendió es que el chico se llama Sven. Es uno de mis nombres favoritos. :D. Sigue así por favor!
Un beso :*

MeryC dijo...

Después de leer esta carta, me encantaría ser una mosca a la que han enseñando a leer para sentarme al ladito de Sven y Edith y perderme en sus vidas separadas pero, a la vez, tan unidas.

Un muá(h) que no te quepa en la habitación!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Ricardo J. Román dijo...

Oye, te van muy bien los post apistolares. Crear estas cosas no son fáciles.

Besitos.-

Duna Loves dijo...

la magia de la correspondencia
ahora sólo tenemos facturas en el buzón :-)

Leonard dijo...

creo que la sinceridad es la mejor forma de progresar.

me agrado mucho mas la primera carta.

cuidate mucho, un bezo, preciosa-
Leonard

Noon dijo...

Has conseguido ahuyentar el silencio,despertar mi curiosidad,calmar mi ansia,acercar la distancia,ahogarme en tristeza ligera,perfecta.He estado allí,he palpado,he olido,he sangrado,he reído.. buff,no tengo palabras... me has dejado muda.Gracias.

Un beso enorme,eres grande,linda.

Indiae dijo...

Las cartas.. ¿hay algo más bonito que la correspondencia? Aunque yo soy más de postales.

☆Lau☆ dijo...

Cuando una vida se esfuma, el ambiente se torna pesado y sólo puede instalarse un indefinido silencio que parece no terminar. Esto fue lo que mas me llego... El post en si... No queres que se te acabe queres seguir leyendo mas y mas

saqysay dijo...

vivo momentos de intensa tristesa y dolor, por pequeños problemas familiares. Este texto, me parece increible.
Lo tomaré de base, como carta para redactar, algunos detalles minimos de mi tristeza...

Besos!!

Dara Scully dijo...

dile que a veces los silencios hablan. que no tienen que romperse, solo hay que saber escuchar bien para entenderles.



(te dejo
una caja de metal,
para que guardes
cosas)

Mara dijo...

"Me encantaría ver la vida a través de tus ojos." me he quedado con esa frase, y creo que va a ser de esas que resuenan en tu cabeza durante días, porque me ha encantado. Como la idea de que hayas escrito respuesta a la carta anterior (L)

Si lees El Extranjero creo que te gustará. Es interesante, además es una novela que se lee rápidamente, por la sencillez con que cuenta los sucesos, como si fuera el diario del protagonista.

un bso Dafne

DonLimpio dijo...

"Empero, aunque estemos distanciados durante el resto de nuestras vidas, te agradecería (y no sabes cuánto) que nos mantuviésemos en contacto por correo. Cuéntamelo todo. Cada una de las cosas que hagas y todos los sitios que visites."

El Amor... es suicida. Me ha encantado :D

Mondragón de Malatesta dijo...

Siempre me da pavor leer cartas de otros, quizá es porque tengo la terrible fobia de no leer ni las mías. Un saludo.

Nati dijo...

:)

Jorge Ampuero dijo...

Una prosa digerible.
Persevera.

Saludos...

Cuentos de una gossip girl dijo...

Aunque sueno raro me he sentido identificada con ella, sobre todo cuando ha dicho esta frase: "Empero, aunque estemos distanciados durante el resto de nuestras vidas, te agradecería (y no sabes cuánto) que nos mantuviésemos en contacto por correo. Cuéntamelo todo. Cada una de las cosas que hagas y todos los sitios que visites." ^^ Porcierto me alegro de que Edith le haya podido contestar :D Un Besito gigante!^^ (L)