miércoles, 18 de agosto de 2010

El arte de eternizar el momento

Sinopsis

“Descorazonamos al tiempo para que éste no termine por deshojarnos”. Ésta es una de las frases que Ellen Blazer no puede quitarse de la cabeza. El transcurso de los segundos se comienza a convertir para ella en una verdadera obsesión que, tras abandonar Earlswood, se verá acentuada con creces. Al mismo tiempo, entabla una extraña relación con Evan, un solitario joven con el que tiene muchas cosas en común. Ambos, desde una perspectiva distinta aunque a la vez cercana, rozan casi con la yema de los dedos el rastro perturbador de la muerte, la fugacidad de la vida y los sueños prematuros en los que se apoyarán para continuar.


Un pequeño fragmento de la novela:

Apoyé mi cabeza sobre su hombro, para beber más de aquel contacto que iba a hacer que la cabeza me estallara en mil pedazos. Me sentía como una estúpida marioneta de pantomima absurda, con las falanges ridículas que intentaban a duras penas aferrarse a un bote salvavidas. Cerré los ojos para concentrarme en el roce con su piel. Era aterciopelada, por lo que la yema de mis dedos no podían dejar de trazar figuras indefinidas en las llanuras de su espalda.

Abrí los ojos. Miré hacia el horizonte, donde estaba mi antigua casa. El paisaje estaba comenzando a teñirse de un tono rojizo debido a que el sol comenzaba a ocultarse. Los cerezos empezaban a desprender el halo incendiario de antaño, aquél que tantas tardes había presenciado cuando las cosas iban bien.

Fue, quizás, como un salto en el tiempo. Un restablecer de aquel estado de ataraxia que me otorgaba contemplar el incendio del follaje. Con la apenas imperceptible diferencia de que me encontraba en el lago, empapada hasta los huesos y abrazando a un casi desconocido del que me era imposible separarme.

-Haz que no termine –le susurré al oído-. Daría lo que fuera para retener este preciso instante del día, cuando el sol comienza a ocultarse en el horizonte y todo parece cobrar vida.

-No querría hacerlo ni aunque pudiera. Si retuviera para siempre este preciso momento, perdería toda la magia recluida en la misma brevedad. Es como la propia vida, ¿acaso te gustaría ser inmortal? No te empeñes en abarcar términos sempiternos, porque acabarás dándote cuenta de que no merecen la pena –me respondió él sin dejar de abrazarme-. Escucha el latido de tu corazón, atiende al ritmo de tu respirar. No sabes con certeza cuándo será la última vez. Por lo que más quieras, Ellen, respira hasta que se te astillen las costillas, abrázame hasta que te quedes sin fuerzas, porque será entonces cuando realmente te inundarán las ganas de seguir viviendo para presenciar otro momento más como éste. Como una estrella fugaz, que a pesar de no mantenerse siempre oscilando en el firmamento, a pesar de no ser más que un efímero rastro de luz, tiene mejor fama que cualquiera de sus compañeras estáticas.



El título no es definitivo ni mucho menos, ni siquiera la sinopsis, pero me pareció buena la idea de colgar un poco aquí para ver qué os parecía. He cogido un fragmento al azar porque no me decantaba por ninguno.

La estancia en Inglaterra ha sido inolvidable. Todavía echo de menos el frío en los labios y las largas conversaciones por la noche, pero la verdad es que también tenía muchas ganas de volver al blog :)




14 comentarios:

En silencio dijo...

welcome back :)
y ese fragmento es increíble, vas a tener que pasarme la novela cuando la termines ;)

Sunshine dijo...

Tiene toda la razón, lo bonito de esos pequeños momentos es que no son permanentes, si lo fueran perderían su magia.
Esa novela ya me tiene enganchada, tiene una pinta magnifica.
En serio, tienes magia en los dedos, girl. El otro día estuve leyendo un montón de entradas, no comente en ninguna porque no tenía palabras suficientes, pero te has convertido en una de mis escritoras de blogs favoritas (:

Ál dijo...

Hum... Las cosas que se me ocurren al leer este texto son que: El título es muy bueno y muy acorde con lo que describes. La segunda cosa que se me ocurre es preguntarte algo: ¿Alguna vez te ha pasado lo mismo? A mi si y me he sentido parecido... Con una completa desconocida, igual que en el texto... Cosas de la vida, supongo XD.

P.D: Los ojos verdes es muy bueno, pero la de el monte de las ánimas y el de claro de luna ( no recuerod exactamente el nombre) tambíén era precioso. No pudeevitar ver que tú también tienes unos ojos verdes preciosos ( si eres la de la foto de tu perfil, claro...). Saludos...

emiliano martínez dijo...

qué ganas de un poco de londres...

MeryC dijo...

¡Me alegro que hayas vuelto! Y también que el viaje te haya sentado genial =)

Sobre el fragmento, no tengo nada que decir. La verdad es que me parece estupendo y ya me encantaría conocer la historia de ellos dos. Además, está estupendamente escrito =)
El título es lo que no me llega a convencer del todo. No porque sea malo o no tenga sentido con la historia (que eso último lo sabrás tú mejor que nadie) sino porque es un poco difícil de recordar.

Duna Loves dijo...

tiene muy buena pinta!
bienvenida :-)

Leonard dijo...

Que podría decir?.... no me desagrado, no me encanto, ya que no es mi estilo de escritura, pero mas allá de lo que pueda atraerme con mayor facilidad y entusiasmo, es algo de lo cual desearía leer algo mas, por simple curiosidad y atracción hacia quien es su autor y los pensamientos que oculta. Para mi escribir, es el propio aprendizaje de lo somos capaces de entregar.
Cuídate mucho, y os devuelvo aquel beso.^^
Sigo pensando que la vida es muy simple, y las personas son las que la convierten en trazos difíciles de sonreír.

Mucha suerte, preciosa. ^^

Mara dijo...

que bonito lo que pusiste de tu novela, y me alegro de escuchar que lo pasaste bien por Inglaterra.

un bso grande!

ALA_STRANGE dijo...

excelente

:)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pues por ahora tiene un no se qué, que atrae. Dale caña...

Saludos y un abrazo.

DonLimpio dijo...

El artista que mejor inmortaliza los momentos, es "La muerte"... esperemos que no esculpa más de la cuenta jaja

UuUuUuUuUu jaja (vaya paridas que suelto), me ha gustado mucho.

Un abrazo

Noon dijo...

Querida Dafne:Tienes una estrella y no es fugaz. A mi me has atrapado en un momentito y sin duda quiero seguir presenciando el arte de inmortalizar momentos así.

PD: Me alegro mucho de tu estancia inolvidable en Inglaterra pero me alegra más volver a leerte :)
Un besito gigante preciosa.

DIAVOLO dijo...

Niña... bienvenida de nuevo.

Y... sobre esto... ¿qué destaco? Si es que eres tremendamente buena, me gusta todo!!!!!!!!!

Estoy muy desconectado de este mundillo, muy desanimado... pero de vez en cuando necesito mi dosis de "Heartfelt lies"...

Besosssssssssssssssssssss.

Caín dijo...

Dentro de una fantasía musical,
de mariposas brotando en flores
como tejidos carnales de esperanzas rotas,
alboroto alado de aromas almizcle
y palabras largas sin vocales
se derrama nostalgia en borbotones de caricias violeta,
torrentes de colores azules por las tiernas colinas
del valle que nutre de ambrosía rosicler caliente
la fuente lacrimosa...
Crece en mi habitación
con el silencio y la velocidad constante
de una fuga de gas
como algo erróneo peligroso e inflamable
lentamente
como un latido tarda en llenarse de sangre
para dar impulso a otro nuevo latido,
alborotando olas de púrpura piano,
y yo que no se qué decir
me quedo quieto como una hoja
como un pescado el día de la boda
in artículo mortis
muriéndo-
me
muy lentamente
colgando aún hilos de sedal en la boca
a la vez
pescador y pez...
Acto de redención absoluto
dulce muerte, dulzura,
en la soledad más inquietante
la caja se llenará de gusanos
y luego, tierra....
Mientras,
las golondrinas
dibujan en la dorada atmósfera de la tarde
una locura más grande
donde cabe toda la infancia
y las cosas de los mayores,
el viento se ha vuelto promiscuo y obsceno,
el viento
acecha la ropa tendida
de los tejados
le quita las pinzas y la arrastra por el suelo,
lejos me anima con su hocico
a no detenerme
antes de encontrar una fuente de agua
mientras me susurra al oído
que mis lágrimas
no alimentarán este mar lo suficiente
para que un pescador pueda llegar a rescatarnos.
Al detenerme he encontrado un lugar
donde las miserias
se detienen a gozar
en la carne
y el tiempo detenido a contemplarse
atusado por la brisa de las enfermedades.
Pero en mi vida nada ha participado nunca por entero
de ninguna idea pensada por el hombre
para la bondad,
ya de niño
latían complacientes en mi carne almohadonada
los alientos de esta fatalidad.
La incerteza, sin embargo, no proviene tanto
del hecho absolutamente intrascendente
en que se ha convertido hoy el babilón alarde excretor
y su higiene,
como de la resbaladiza y elusiva transparencia gelatina marina
que al igual que una sardina al sol
parece haberse deshidratado bajo esta luz de neón,
cultivando en mi entorno
una fabulosa cosecha de objetos cadáver
de líneas fauve y colores kandinsky.
A mí no me importa
no me duele
si necesito limón
me retuerzo el brazo izquierdo sobre la copa
y obtengo zumo,
no es limón
pero es ácido.
-¿Qué?.
-Que la verdura me aburre,
los humanos antro-
pofagia.
En el sosiego de esta noche clara y calma,
acaricia mi pecho un ángel.