viernes, 11 de marzo de 2011

Danubio azul

Se muerde los labios febrilmente a medida que atraviesa Grabenstrasse. Mira el cielo y da un respingo por culpa de la inmensidad de la luna y de su color ceniciento fantasmagórico. Parece ser que el aire huele a sangre oxidada y a polvos de talco. Todo se camufla y se descubre con tanta facilidad que acelera el paso. Corre tan deprisa como sus talones desgastados se lo permiten, y huye de sí misma, girando las esquinas con el corazón derrengado, el palpitar en las sienes golpeándola demasiado fuerte y la sensación de ir muriéndose al pretender dejarse atrás. Porque a esas horas de la noche todo titila ante su inquieta mirada aleatoria. Se siente mareada y saborea no sin cierta acritud el regusto a vómito que le asciende por la garganta. Esa enloquecida danza le recuerda al propio Strauss, y se ve a sí misma agonizando en el fondo de las lóbregas aguas del Danubio azul. Da vueltas sobre sí misma como una peonza de madera, oscilando con dificultad sobre el suelo empedrado. Y gira todo lo deprisa que sus piernas se lo permiten, cortando el viento, con violines de fondo que la incitan a desfallecer en la penúltima vuelta que indica el final. Un cabriole, croise derriere y vuelta a empezar. Su respiración alza el vuelo y se pierde en lo alto del firmamento sin ganas de regresar, vuela como los cisnes del lago de Lucerna, aquéllos que tantas veces parece que no pueden desplegar sus alas si no es con ganas de emigrar.



Siento haber tardado tanto, pero entre unas cosas y otras, he ido alargando volver aquí. Y se echaba de menos.

16 comentarios:

Leonard dijo...

linda entrada, muy poetica, razón, provee muchas escenas de imaginación onírica, sin principio o final; uno de esos lios lindos, jeje.^^

cuidate mucho, chica preciosa.

PD: no entendi vuestro comentario, pero bueno, quien sabe si comprendas lo que coloque aqui.
^^

Ingrid dijo...

Me fascina como escribis, la manera de describir que tenes. Me gustaría poder narrar de esa manera :(

El Drac dijo...

Buena prosa un poco surrealista, la has acendrado bastante, me gusta. Un fuerte abrazo

While dijo...

(me encanta)

Rory R. dijo...

Precioso, me encanta

Blanca G. dijo...

Me ha gustado, bienvenida otra vez :)
Un beso.

Isa Bel dijo...

Alzando el vuelo lo ví danzando al cisne negro en el rio de color azul.
Maravillosa huida hacia delante.

Besos, preciosa.

Chelsea dijo...

Espero que se caiga y alguien la ayude después a levantarse, porque dudo que sea capaz de arreglarselas consigo misma ella sola.
Muac! :)

Dara Scully dijo...

¿Hasta dónde llegan los cisnes cuando se lo proponen?




(té caliente)

Mara dijo...

Me ha dejado con el corazón en un puño, un texto genial como siempre. Me encanta la sensación de angustia y misterio que transmite, lo veo perfectamente como una escena de las Crónicas de Anne Rice, de la misma "Entrevista con el Vampiro" esa sensación de miedo que también transmite ella y tú igual :D

Tenía muchas ganas de encontrarme bien para volver por aquí y leerte, un besito!

TruHan dijo...

vivo escapando de mi, mas siempre me alcanzo, o tal vez siempre me permito alcanzarme... "Sé que ambos somos Y seremos, el mismo engendro"

un abrazo

Miqui Brightside dijo...

escribes muy muy bien eh

thekingpin68 dijo...

Interesting poetic blog and like the winter feel.

Dr. Russ Murray

thekingin68

satire and theology

Ana dijo...

Me encanta cómo escribes. ¿Los abes, verdad? :)
Una entrada muy bonita, como todas las demás.
¡Un besazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Un placer haberme pasado por tu casa, un fin de semana más. Siempre un estupendas tus cosas.

Saludos y un abrazo.

Jorge Ampuero dijo...

Exquisito y degustable texto.

Saluditos :)