miércoles, 2 de noviembre de 2011

Fate foretold


Qué sé yo del azar si me encuentro frente a ti, cándida y asustada, bajo la sombra de tus pestañas. De la nada sé todo y de la vida sé nada. No sé de temer a dioses inexistentes y, sin embargo, me nutro de las lágrimas que te llueven.

Prometo responder pronto a comentarios y no estar tan ausente.

10 comentarios:

Leonard dijo...

Aun no veo esa película, creo la tendré en mente.
Hermoso fragmento, la contradicción de la nada y la vida, me pareció encantadora.

Cuídate, preciosa.

Suerte en los estudios, y en aquellas cosas que solo necesitan de una sonrisa.
^^

Cuentos de una gossip girl dijo...

Creo que me he sentido muy identificada *_*

Besitos!!

Víbora dijo...

Precioso fragmento.Me encantó la parte de nutrirse de lágrimas,aunque creo que hace falta algo más que tristeza para vivir.Un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Hola paisana, la vida nos va enseñando, de la nada no se aprende absolutamente nada, salvo, el momentaneo instante en que te entregas y amas.
que tengas una buena semana.
un abrazo.

V dijo...

Qué poética suenas siempre. Cómo me gusta como escribes, pero dejemos atrás las lágrimas.

Saludos:

V

Miqui Brightside dijo...

buah, gran película :)

Rory Vecher dijo...

Me encanta :)
Cuanto tiempo sin pasarme, pero tu blog sigue siendo igual de bueno.
Un beso

Jossie Prez dijo...

I love your writing!!! Me encanta!!!

Anna Ferrusola dijo...

Cómo me gusta! El escrito y el blog en general, te sigo :)

chica león dijo...

auch, me encanta esa película