miércoles, 20 de junio de 2012

Hyazinthe



A veces las lágrimas acudían al auxilio de un papel que yo no quería interpretar. Y comenzaba con pequeños espasmos regulares, un preludio de llanto algo torpe y humano, que enredaba la realidad como una madeja roja de lana. La noche era fresca y azul y la ventana estaba vacía como una tabla de granito. Me pareció inútil que mis lágrimas supiesen a sal, porque deberían haber sido dulces como el praliné, ya que a nadie le amarga un dulce. Y pensé en toda aquella gente que ya había escuchado antes esa canción y que ya había leído esas mismas líneas. Pensé que habría estado bien hablar con todos ellos, porque había gente fantástica ahí fuera, solo que se escondían tras obras de arte donde había cabida para todos ellos. Porque estaban ahí, respirando, y tenían nombres y vidas que les pertenecían, pero pocas veces me paraba a pensar en ellos. 

_____________________________________

Para todos aquellos atraídos por el mundo de la traducción y de los idiomas, acabo de abrir un blog relacionado con ambos temas: 



¡Os deseo un feliz comienzo del verano!

11 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Feliz verano también para ti.

Besos.

Abismo dijo...

Es cierto, debería haber también lágrimas con sabor dulce...
sabores de ocasión

Feliz entrada del verano :))

Besos abisales

Leonard dijo...

Quizá mas de uno se pregunto tras leer, que pensarían las personas que le leerían mas tarde...
Solo por curiosidad, nunca has descrito un personaje, por lo cual suelo imaginarme a la chica bonita de la imagen del perfil como la realizadora de cada acto, o debería ser diferente?.
lindo fragmento.
Un beso.^^

Nahuel dijo...

todo es tan preciso, tan certero y bonito cuando uno te visita. Y la calma sucesiva.

Saludos, Nahuel.

Lucía dijo...

Ay a ver si viene prontito el calor. Hoy empieza el verano pero aquí seguimos con el fresco de los primeros días de primera. En lugar de un besito te mando una ráfaga de aire frío :)

Zazish dijo...

Creo que somos demasiados los que nos creemos a solas (y a salvo) detrás de una canción, un libro, un cuadro.

Pero no estamos solos.

A lo mejor esa es la única vez que, realmente, no estamos solos.

Ann. dijo...

Me atrapas tanto tanto... Yo también me he preguntado por ellos.
un abrazo muy dulce,

Anna.

ALA_STRANGE dijo...

escribís muy bien


aca comienza el invierno

besos

Carolina Campos V. dijo...

Un texto sublime...A veces uno se pregunta dónde está la gente que se conmueve de la misma forma que uno por una pieza musical, por un cuadro, una película. Le hablas a la gente que conoces sobre esas cosas que te apasionan y muchos no comparten esa pasión que sentiste por tal o cual cosa, entonces te sientes solo y piensas ¿Donde están? Necesito alguien que entienda esto...

Creo que me pasaré más seguido por aquí.

Mara dijo...

"Y pensé en toda aquella gente que ya había escuchado antes esa canción y que ya había leído esas mismas líneas."

Me encantó esa frase, porque yo también lo he pensado a veces... es un sentimiento curioso :)

Genial el texto como siempre, y voy a seguir el otro blog, porque no sé si te lo conté creo que sí, pero yo soy también una apasionada de los idiomas :) Aunque elegí Derecho como carrera pero mis dos optativas han sido de Francés e Inglés, y porque no había alemán que sino a por ella también ^^ Seguro que aprendo un montón de cosas curiosas con tu blog nuevo.

un besito!

V dijo...

Praliné... ¡vaya prosa, señorita! Lo cierto es que aunque las lágrimas sean saladas, tus palabras siempre suenan dulces.

Voy a dar un paseo por el nuevo blog.
¡Besos!

V