domingo, 19 de mayo de 2013

De aquí al mañana solo hay un cierre de pestañas







Sé que pronto todos nos iremos. Que nos preguntaremos, con la duda bajo el paladar, si acaso alguna vez nuestros cuerpos estuvieron en un mismo cuarto, si hubo noches de insomnio donde las palabras le ganaron la batalla al intermitente canto de los grillos. Y podemos fingir que perviviremos en el recuerdo sin pagar nada a cambio, pero el olvido siempre acaba apareciendo tarde o temprano.
Porque hay viajes que agrietan el miocardio, de los que recuerdan que unos parten mientras otros regresan. Con libros que tiemblan sobre el regazo por el traqueteo del tren, palabras que bailan en torno a raíles oxidados y amaneceres desenfocados tras el cristal. Y de pronto nos damos cuenta de que no nos quedaban manos para decir adiós, ni lágrimas para lamentar kilómetros de distancia.

7 comentarios:

Nahuel dijo...

y leerte siempre es un viaje. Así que nos haces viajar, aunque de una forma diferente a la que tu acostumbras y se envidia.

Mery Coda dijo...

¿Y quién sabe del regreso? Tal vez quien sepa responder a eso tenga el miocardio un poquito menos herido.

(sonrisa de elefante)

PD: siempre es un placer visitarte.

Ivianella dijo...

Porque hay viajes que agrietan el miocardio. Guau que frase!

Como siempre un placer pasar por acá, y quien te dice y sólo tenes que cambiar el rumbo del viaje en si. Abrazo

Leonard dijo...

Hace mucho que no entraba a esta plataforma, recuerdo por que tanto tiempo estuve por aquí. Que grato es leerte, apartarme un poco del que hacer que realizo y ser cautivado poco a poco, hasta desear que exista un párrafo mas.
un beso.
Leonard

V dijo...

Cuando el amor se acaba parece que nada queda...

Me encanta la melancolía que desprendes y esas fotografías tan ligadas a las palabras.

Un besazo,

V

Ana dijo...

Voy a contarte algo muy curioso que me pasa cuando leo tu blog: cuando entro en tu blog y leo una de tus preciosas entradas me veo obligada a parar la música, para que resuenen tus palabras en mi cabeza. Me veo obligada a deterneme en cada una de ellas, a saborearlas. Eres pura poesía, oye :)
¡Un besazo y sigue así! :)

Mara dijo...

"Con libros que tiemblan sobre el regazo por el traqueteo del tren"... me quedo con esta frase porque ¿quién no ha sentido eso alguna vez viajando? Me trae a la memoria largos viajes en tren por España, y muy buenos recuerdos de todos ellos.

Me encanta la primera foto con On the Road ^^ qué grande, y qué chula esa portada del libro, no la había visto antes, me gusta mucho. Y las fotos de los post anteriores son una pasada... las de los acantilados me encantan.

¡un beso grande!