martes, 25 de marzo de 2014

Decay











Y ya no deseaba sino quedarse crucificada a la tierra, sufriendo y gozando en su carne el ir y venir de lejanas, muy lejanas mareas;

Y es precisamente allí, en la orilla húmeda, con los pies hundidos en el fango, la piel aterida de frío y los sentidos amordazados por el cambio de estación, donde escucha croar el envejecimiento de su propio cuerpo. Ya no son sus manos las que ayer sostuvieron las de aquel que le robaba el sueño.  Se le agrietan las cutículas, se le doblegan las falanges como alambres maleables, se tiñe el cabello de sus sienes de un gris lápida. Quizás sean esas manos desgastadas, abrumadas por el decaer de un ser vivo, las que escribirán las últimas líneas de su propia elegía. Porque las lamentaciones hacia terceros siempre sonaron insulsas y falsas. No hay nadie que lamente más la muerte que el propio fallecido. En el paso angosto del bosque, observa los guijarros del camino y los maldice en silencio.  Quién fuera piedra, impertérrita y ajena al inexorable paso del tiempo.

3 comentarios:

Leonard dijo...

Abrazo la ultima oración con mas melancolía de la esperada.
Agradable fragmento.

Suerte, preciosa.

Nahuel dijo...

profundo y bello. Fue un encanto pasar.

Saludos, Nahuel

Mara dijo...

Lo de la piedra y el "gozando en su carne el ir y venir de lejanas, muy lejanas mareas" me han llegado. Como lo del fallecido... hace poco perdí a un pariente y siento muchas de las cosas que escribes. Además con esas frases me vienen a la mente la melancolía de las películas de Tarkovsky y algunas de von Trier.

Me encanta la primera foto, parece de la intro de alguna fábula o cuento de animación :)) y la foto del agua con el cisne, preciosa.

Un beso grande!