miércoles, 9 de abril de 2014

Durch Berlin fließt immer noch die Spree









Between the death of the one and the birth of the other, much water will flow by, a long night of chaos and desolation will pass. 



En su terca obsesión por protegerse, le imaginaba imperfecto y anónimo, como una partitura incompleta o un lienzo sin firma. Si hay que amarle, que sea alguien sin rostro, alguien cuyas facciones se desdibujen con el paso del tiempo.  Ideaba justificaciones una detrás de otra. Se convencía a sí misma de que su constante deseo se alimentaba de cada uno de aquellos triviales gestos; de las cosas diarias y absurdas que él perpetraba cada día. Aquello no significaba, sin embargo, que buscase una lógica sana, un motivo racional por el que perder el apetito. Al menor titubeo, allí crecía la incertidumbre como la ortiga en el campo, desencadenando un mar de interrogaciones que terminaba sumiéndola en la desesperación. Y así continuaba cada día, agazapada en la trinchera de un amor que nunca llegó a consumarse, tierra de nadie, yerma y sucia.  

3 comentarios:

Nahuel dijo...

un placer pasar de nuevo. Dejo un saludo y un suspiro.

Nahuel.

reflejo de tu rostro dijo...

Tengo que admitir que me encanta lo que publicas! También planeo irme a estudiar a Alemania y las fotos que subes a tu blog me encantan. Sigue así :)

Leonard dijo...

Que decir, simplemente que es un agrado siempre poder leer tus palabras.

Suerte.